Maduro, ¿el final?

0
824

El dictador venezolano Nicolás Maduro, se encuentra en una situación complicada, pues además del rechazo del pueblo, se suman al coro, la Asamblea Nacional, los países integrantes del grupo de Lima, y un sector del ejército bolivariano, quienes estarían tentados a apresarlo y entregarlo a la Justicia, a pesar de ser controlada por el oficialismo.
Maduro, sabiendo, que no las tiene todas consigo, intenta la intermediación de Donald Trump, que bien sabemos, no da puntada sin hilo, pero en temas tan sensibles, como el que vive Venezuela, el presidente del país más importante del mundo, tendría todo listo para cortarle la cabeza, pues la corriente de una intervención militar no sería una fábula.
El usurpador tiene en su contra, que existe real convencimiento, de que en los dos procesos electorales realizados en el país venezolano, se han generado resultados amañados y fraudulentos, causando rechazo, no solo local, sino internacional, en ese concierto, se plantea que el perverso Maduro, no solo deje el poder, sino que vaya preso.
Pero no solo él debe ser encerrado, sino todo su entorno criminal, si esto ocurre, deberá liberarse a todos los presos políticos, que se encuentran en los calabozos, a quienes se les acusa perversamente de conspiración contra el régimen, cargos que solo se les imputa a quienes son incómodos al régimen espurio, siendo así, recluidos, por orden de los tiranos.
Tras ello, la Organización de los Estados Americanos (OEA) respalda la valiente decisión del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, tras asumir la presidencia interina de su país, oficiosamente; una de sus primeras medidas, fue plantear una amnistía, a los militares que protegen a Maduro, si es que ellos deciden abandonarlo, por la democracia.
Juan Guaido, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, tiene hoy las credenciales legítimas para organizar elecciones limpias, según la Constitución Bolivariana, tiene treinta días, para convocar a elecciones democráticas y echar a Nicolás Maduro del poder, algo que esperan todos los líderes políticos de oposición del país, que han sido desacreditados.
Existen además versiones, que indican que el dictador y su equipo de gobierno, estarían buscando una salida democrática para abandonar el poder, su estrategia estaría vinculada a una solicitud de asilo, a algún país donde no le genere anticuerpos ni presiones su presencia ¿Nicaragua? no se descarta que intente huir, mientras se encuentra en el poder.
Contra esto, el gobierno de Nicolás Maduro, sigue intrigando y ninguneando a los asambleístas que respaldan al joven Guaido, quien en días pasados fue objeto de intimidación y secuestro, por militares adeptos al oprobioso dictador, y si lo dejaron libre, fue porque les reconocen su poder constitucional, esto probaría el temor a las represalias.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí