Último adiós a las víctimas de Alhambra

0
1379
DEUDOS DE VÍCTIMAS EXIGEN SANCIÓN A RESPONSABLES

Familiares de las víctimas que perdieron la vida tras la caída del techo durante la trágica boda del domingo último en el hotel Alhambra, exigieron a las autoridades el esclarecimiento de los hechos y sanción a los responsables.
Fue el mismo alcalde de Abancay, Guido Chahuaylla, quien informó en la reunión de emergencia de la plataforma regional de Defensa Civil realizada la mañana de ayer que dicho local solicitó por última vez autorización para organizar una fiesta el 31 de diciembre del 2018 por año nuevo.
Después de eso no hubo nuevos pedidos ni permisos para organizar otro tipo de actividad, fue por esta razón que los deudos no dudaron en exigir a las autoridades se sancione con todo el peso de la ley a los dueños del local.
Hasta la tarde de ayer nueve de los quince fallecidos en los luctuosos sucesos del domingo fueron velados en diferentes locales de la ciudad de Abancay. Uno a uno los féretros con los difuntos en su interior eran trasladados por familiares hacia sus pueblos de origen para darles cristiana sepultura.
Durante el velatorio de Giovanna Condori Castro que dejó de existir cuando era atendida en emergencia del hospital Guillermo Díaz de la Vega, su esposo Richard Canchasto, manifestó que hasta el momento el propietario del local siniestrado no se acercó a conversar ni tampoco asumió los gastos del sepelio.
Asimismo, Betty Escobar, compañera de trabajo de la enfermera Gloria Castro Ramos también muerta el domingo pasado, lamentó que ninguna autoridad haya tomado interés sobre la situación de abandono en que se encuentra la madre de la occisa que tiene 95 años y requiere de cuidados especiales.
«Exigimos a las autoridades que de inmediato resuelvan la situación de abandono de los deudos de los fallecidos. Como es el caso nuestra compañera que dejó a su madre en el más completo desamparo, también hay hijos que perdieron a sus padres quedando en la más completa orfandad», afirmó.
Entre las víctimas de la tragedia del hotel Alhambra, también se encuentra el ex subprefecto de la provincia de Cotabambas, Eduardo Márquez Robles, quien hace poco dejó el cargo.
Junto a él perdieron la vida su esposa Albertina Apaza Quispe, su hijo Helsin Márquez Apaza y su suegra Exaltación Quispe Mamani. El drama de esta familia es que el hijo mayor de la exautoridad deja en la orfandad a cuatro niños menores de edad, uno de ellos, con habilidades distintas.
El alcalde de esta provincia apurimeña, Rildo Guillén, mediante resolución declaró luto provincial los días 28 y 29 enero por la trágica desaparición del ex subprefecto regional y sus seres queridos.
Parientes de otros fallecidos prefirieron organizar los velatorios en sus propios domicilios, como fue el caso de la desaparecida contadora de la Municipalidad de Abancay, Martha Batallanos Enciso, cuyo apellido paterno fue erróneamente consignado en la lista de decesos entregada por los funcionarios del sector Salud. (c)

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí