EL POETA JOVEN EN A MIS MUSAS DE  FHARID ALEXEI

0
2282

Conocí a Fharid Alexei en los años de la pandemia, a través de unos jóvenes escritores de La Cantuta, la universidad especializada en la formación de docentes de todas las áreas pedagógicas. Hace unos días estuvo en Ayacucho, la tierra de parte de sus ancestros maternos, y me entregó su poemario A mis musas (Edición de autor, 2024), un libro de tapa dura y con una dedicatoria muy personal: “Este libro, en particular, está dedicado a Francois Villanueva, que sin saberlo fue mi mentor literario”.

Arranqué la lectura de este libro con muchas expectativas y, la verdad, me entretuvo. Como su título epónimo señala, esta entrega se caracteriza por la reflexión poética, prosística y, en general, literaria, que realiza la voz escritural (puede ser un alter ego del autor) sobre las principales mujeres que existieron para él: en su infancia, en su adolescencia, en su juventud, en toda su vida, que, como se sugiere al finalizar las páginas, todavía sigue en proceso. He ahí una señal de su juventud.

Desde amores sublimes y etéreos, hasta los apasionados de ardientes flamas, pasando por los de lazos familiares que siempre marcan la existencia de todos los hombres (la madre o la bisabuela, por ejemplo), el libro es un tributo a la memoria de esos seres angélicos o telúricos que son las personas del sexo femenino. Y el joven poeta Fharid Alexei ha rescatado aquellos recuerdos en formas artísticas, que recuerdan a lo trabajado por ejemplo por autores como Juan Ramón Jiménez, F. Scott Fitzgerald, James Joyce, Pablo Neruda (a quien el autor de este libro parafrasea poéticamente el “Poema 20”), entre otros, quienes escribieron en honor a la memoria de sus mujeres amadas.

El libro está conformado por capítulos y cada uno está dedicado a ciertas mujeres que marcaron la existencia del joven poeta. Cada apartado puede estar dedicado a una o a varias figuras mujeriles importantes (como sus amigas o sus grandes amores) para su persona. Sin embargo, con cierta técnica mezcla la prosa con la poesía, aunque de forma elemental y básica. En efecto, existen prosas en memoria de aquellas figuras seguidas de poemas dedicados a dichos seres, lo que lo estructura en un libro experimental y arriesgado; y a veces ese intercalado entre prosa y poesía conforman varias páginas de los capítulos.

Según me contó el joven poeta Fharid Alexei, esta entrega forma parte de una serie de libros que irán apareciendo durante los próximos años, de los cuales ya tiene otros cuatro títulos en proceso y en ejecución. Según me dijo, todos forman parte de La confusión de Alexander, que opcionalmente está conformado por esta entrega, por Herederos, por El viaje de Nauta, por Trilogía de fantasía y por La danza de Selene. Como esta publicación, su primera opción será la autopublicación, ya que él gusta de las ediciones empastadas, artesanales y trabajadas completamente por sus propias manos de acuerdo a sus gustos personales.

De la parte que más aprecio del libro es la pequeña historia en prosa poética que está luego del epílogo, en el Anexo 1, donde se cuenta la historia titulada “Lune, el prisionero”, que versa sobre un joven poeta enamorado, sobre el alter ego del autor y sobre Gabriela y Lune. Me gustó la forma cómo está planteada, con cierto ritmo poético a pesar de ser una historia narrativa; aunque es deber precisarlo que he encontrado muchos errores ortotipográficos y de puntuación que el autor debería subsanar en sus próximas publicaciones.

De forma particular, los poemas insertados en el libro son, como mencionamos líneas atrás, de forma básica y elemental. He ahí que este libro pudiese calificarse como un libro de aprendizaje, una publicación de formación escritural, una entrega de un joven poeta que decide develarse ante el mundo de la literatura: una literatura de un escritor novato o de un principiante de la poesía y de la narrativa.

Sin embargo, como la magia de los primeros libros de todos los escritores, este libro también tiene su magia. La magia de los primeros libros de los escritores radica en su frescura, en la exploración sin límites de su creatividad y en la búsqueda de su voz única. Es como presenciar el nacimiento de un universo literario, donde cada palabra es un descubrimiento y cada página es un mundo por explorar. Los primeros libros suelen estar impregnados de una energía especial, donde el autor se sumerge en la pasión por contar una historia, sin estar limitado por expectativas o presiones externas.

Además, estos primeros trabajos a menudo reflejan una sinceridad y autenticidad que puede perderse en obras posteriores más pulidas. Hay una sensación de libertad en las páginas de un primer libro, donde el autor se permite experimentar, cometer errores y aprender de ellos. Para los lectores, descubrir el primer libro de un autor puede ser emocionante y revelador, ya que ofrece una ventana única a su imaginación y estilo de escritura incipiente. Es como presenciar el inicio de un viaje literario que puede llevar a lugares inesperados y maravillosos. En resumen, la magia de los primeros libros de los escritores reside en su capacidad para cautivar, sorprender y dejar una impresión duradera en quienes los descubren.

==================

Francois Villanueva Paravicino

Escritor. Estudió Literatura y la maestría en Escritura Creativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Autor de Cuentos del Vraem (2017), El cautivo de blanco (2018), Los bajos mundos (2018), Cementerio prohibido (2019), Sacrificios bajo la luna (2022), Los placeres del silencio (2023). Mención de honor del Premio Nacional de Relato Corto (2023) “Feria de Libro de Amazonas”. Mención especial del Primer Concurso de Poesía (2022) y de Relato (2021) “Las cenizas de Welles” de España. Ganador del Concurso de Relato y Poesía Para Autopublicar (2020) de Colombia. Ganador del I Concurso de Cuento del Grupo Editorial Caja Negra (2019). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007) de España.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí