ARGUEDAS Y “LOS CHANKAS – CYC”

0
2686

Club Chanka, convertido en el abanderado de nuestros sueños

Seguramente, José María Arguedas, contagiado de la algarabía y furor futbolero, hubiera salido de su casa ataviado de un poncho color nogal y sombrero con cintas multicolores de Uripa, demostrando su identidad y pasión por lo andino, rumbo al “Paseo de los Héroes Navales” en Lima, para unirse a la hinchada y calentar la garganta con arengas previas al partido. Allí, los residentes andahuaylinos, hombres, mujeres y niños hinchados de ufanía, lucen orgullosos la camiseta de “Los Chankas-CYC” como su segunda piel.

Es un milagro y un hito histórico para Apurímac, lo logrado por el equipo andahuaylino: “Estar entre los grandes del fútbol peruano”. Jamás imagine que un equipo nuestro, llegue al “descentralizado”, y menos, ver ríos multicolores de hinchas en Andahuaylas y Lima vivando y blandiendo por calles y plazas con gran devoción la bandera de “Los Chankas”. Cuando hay goles y motivos, los corazones vuelven a florecer.

Y así, los residentes apurimeños en la Capital de la República, impregnados de aromas de sauces, capulíes y eucaliptos, van llegando al estadio, encabezados por danzantes de tijeras, junto a “Los Negrillos” y el gran Sixtucha. El ambiente se convierte en una fiesta de identidad andina, que remueve el alma. La alegría andina es una fuente de felicidad, que brilla más cuando unidos cantamos y bailamos nuestros carnavalitos.

El fútbol es el deporte popular por excelencia, desde la pancita de mamá ya empezamos a patear. De joritos en el barrio, ya sea jalachaqui, con ojotas o zapatillas, sin discriminación de cancha, sea de tierra, barro, pasto o cemento, jugábamos con pasión hasta quemar la última gota de sudor, como que fuéramos a ganar la copa mundial, aunque en realidad, el trofeo a veces era una “Kola Andahuaylina”.

El club Chanka, se ha convertido en el abanderado de nuestros sueños, hoy es la vitrina deportiva de nuestra tierra apurimeña, el portavoz de nuestras alegrías y tristezas, por ello, dirigentes, jugadores, demás integrantes del equipo e hinchas, son ese sol que resplandece sobre Sóndor, y que hacen hervir nuestras emociones y esperanzas. Un gol puede crear una hermandad, un idilio y una infinita alegría para el pueblo.

Mi interés por el fútbol es casi nulo desde 1978, sin embargo, la pasión de la hinchada Chanka me está despertando ese fuego apagado, rejuveneciendo mi devoción futbolera. Estoy pensando seriamente en hacerme su hincha, a pesar de mi fidelidad con el “Miguel Grau” de Abancay.

Sí, me imagino al tayta Arguedas, feliz en las graderías del estadio Nacional, levantándose para protestar a voz en cuello por un artero faul, o aplaudiendo jugadas magistrales, y claro, en cada gol, levantándose con los brazos abiertos cual cóndor en las altas punas, sonriendo feliz, como cuando su madrastra le enviaba a dormir a la cocina, en la batea, junto a los indios en Puquio.

El Club Deportivo “Los Chankas – CYC”, nos da ansias de tocar el cielo, de abrazar el mágico arco iris, y que nuestras venas Chankas e Inkas hierven de emoción. Espero pronto volver a las orillas del Chumbao a sentir el arrullo de sus aguas.

Escribe: Mauro Pedraza Sierra

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí