Debido a ciertos trabajos de corrección de estilo, he priorizado la lectura de poemarios que llegaron a mis manos gracias a la generosidad de sus autores o editores. Los dos primeros autores son mis paisanos y docentes universitarios de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, con quienes también he tenido ciertos acercamientos en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. El último libro, una antología, se titula Mixtura esencial. Antología de poesía total, y me lo envió su editor, Julio César Benavides, un amigo y colega.

El poemario del docente universitario Daniel Quispe Torres, Un clavel en el pulmón (Solydanza, 2023), me llamó la atención por su espíritu transgresor en el aspecto formal y contextual de los poemas. En cuanto a lo escritural, el poeta busca ser irreverente con lo ortográficamente correcto, evitando colocar el cierre o apertura de los signos de interrogación o de exclamación. Es como si su español experimentara con giros lingüísticos foráneos, como los del inglés o francés. Además, utiliza las mayúsculas iniciales en los versos, como ocurría en los poemas clásicos, algo que dejó de usarse en los siglos posteriores.

En cuanto al contenido de los poemas, el poeta huamanguino presenta una poesía de temática existencial con tono social y político, que me recordó de inmediato a la poética de César Vallejo, el poeta mayor del Perú. El hablante lírico explora la condición humana de sus protagonistas con un experimentalismo del lenguaje, donde se pueden apreciar conjugaciones verbales abruptas o vanguardistas, como si el poeta luchara con el arte de versar. Además, existe una irreverencia y una desmitificación de la vida, sus capas sociales, sus esferas políticas, familiares y culturales, donde el poeta hurga desde su propia concepción del mundo y de su ser íntimo y personal.

En poemas en verso libre o poemas en prosa (que existen en mucha menor cantidad), Daniel Quispe Torres canta a sus seres queridos, a sus tierras apreciadas, a sus ilusiones amorosas, a la violencia política, a la cultura andina, a la vida provinciana, a las preocupaciones personales, entre otros temas de vital importancia para él. Este libro es un poemario que, como su título indica, es una espina horadada en su ser más íntimo y personal, que, con ciertas imágenes y figuras retóricas, devela sus demonios personales, culturales e históricos.

Por ejemplo, en el poema “Esperas”, el hablante lírico versa: “Te pienso/ Como un herido león en reposo/ Una música que revolotea entre el barrullo/ Una hoja ondulando el cierzo/ Y cual primer lienzo de la aurora”. O en la composición “Briznas”, el vate dice: “Y comenzó colgándose perros en los postes/ La tierra rugió hasta el estiércol borrar las ciudades/ Por qué había de empalarlos y desollarlos?/ Si tan manos y fieles nos cubrieron en los destierros?”. O en el poema “Cauces”, cuyos versos cantan: “Los jóvenes juegan a morir/ Y los viejos aprenden amar los instantes/ Las aves picotean pianísimos la tibia mañana/ Y los ebrios sorben con un bostezo los nidos”.

El poeta y docente universitario Paúl Sandoval Palomino ha publicado un poemario singular, Ovoscopia (Solydanza, 2024), que de inmediato me interesó porque las obras que tienen un propósito definido, una idea principal como columna vertebral, que están trabajadas bajo una concepción general, son las más interesantes. Yo creo que en estos trabajos hay una idea premeditada, un ahondamiento en cuestiones que nos interesan, un proceso de investigación que explora los fenómenos que atañen a quien los desarrolla.

Son veintiún poemas que corresponden a los veintiún días de incubación, un proceso de examinar los huevos mediante una luz brillante para evaluar su desarrollo y calidad. Este procedimiento se usa comúnmente en la avicultura para verificar la fertilidad y el desarrollo del embrión en los huevos incubados. Y como su título señala, es un poemario que se preocupa por la fertilidad, la maternidad, el hogar, la descendencia, lo personal. Todos los poemas del libro, cada uno con diez cuartetos en verso libre, poetizan sobre esa línea temática.

Por ejemplo, en el poema “XXI”, el hablante lírico poetiza: “El poema no es sino el nuestro/ Si cada arteria está en su lugar/ Con cada verso moviéndose/ Es el embrión colectivo”. O en el poema “V”, el poeta versa: “El corral no admite la cruz/ Ni jugar a la muerte/ Ni atar las patas/ Ni cortar las alas”. O en el poema “I”, se canta: “Del corral un canto/ De Ave Nuestro que despierta/ Tejiendo nidos entre melodías/ Propias como memoria”. Y así el lector encontrará poemas relacionados a los corrales como metáforas del mundo y de la vida.

El tercer libro es una antología, Mixtura esencial. Antología de poesía total (Ediciones Vicio Perpetuo Vicio Perfecto, 2024), que reúne a más de cuarenta poetas, entre versistas connotados y aquellos que recién están abriéndose un lugar en la poesía. Esta entrega le rinde tributo al poeta y abogado multifacético Héctor Ñaupari, incluyendo algunos de sus poemas. Entre los poetas destacados encontramos a Juan Cristóbal, Antonio Cillóniz, Beethoven Medina, Domingo de Ramos, Miguel Ángel Zapata, Alfredo Herrera Flores, Marco Martos, Winston Orrillo, José Luis Ayala, Enrique Sánchez Hernani, Sonia Luz Carrillo, Porfirio Mamani Macedo, Boris Espezua, Darwin Bedoya, Willy Gómez Migliaro, Gloria Mendoza Borda, Johnny Barbieri, Alonso Rabí, Elqui Burgos, Luciano Ácleman, José Antonio Mazzotti, entre otros. Mi recomendación para esta entrega es que se desarrolle una mayor revisión de los textos de los poetas novatos, ya que en sus poemas encontré muchas cosas que mejorar y corregir.

==================

Francois Villanueva Paravicino

Escritor. Estudió Literatura y la maestría en Escritura Creativa en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Autor de Cuentos del Vraem (2017), El cautivo de blanco (2018), Los bajos mundos (2018), Cementerio prohibido (2019), Sacrificios bajo la luna (2022), Los placeres del silencio (2023). Finalista en Poesía del Concurso Nacional de Cuento y Poesía “Huauco de Oro” (2024). Mención de honor del Premio Nacional de Relato Corto (2023) “Feria de Libro de Amazonas”. Mención especial del Primer Concurso de Poesía (2022) y de Relato (2021) “Las cenizas de Welles” de España. Ganador del Concurso de Relato y Poesía Para Autopublicar (2020) de Colombia. Ganador del I Concurso de Cuento del Grupo Editorial Caja Negra (2019). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007) de España.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí