Se le acaba el crédito

0
746

Martín Vizcarra, en su momento más difícil. Cuando el presidente de la comisión de fiscalización del congreso, Edgar Alarcón, entregó un USB con audios que comprometían al presidente de la república, de maquinar con su entorno cercano, lo que debían decir a la fiscalía cuando los citasen, respecto a la presencia del cantante Richard «Swing» en Palacio de Gobierno, el país convulsionó.
El congresista fue cuestionado, respecto la manera en que se produjo la denuncia contra el mandatario, sin haber sido procesada a través de las instancias correspondientes, para establecer la legitimidad de los diálogos, y de los personajes, que debería pasar por la calificación de expertos, el cual se utilizó para generar una moción de vacancia contra Vizcarra que no prosperó.
Durante varias semanas el tema invadió la tranquilidad de los ciudadanos de a pie, cadenas de comunicación, y la clase política de oposición, quienes veían como un presidente se caía en momentos tan complicados como la lucha contra la pandemia del coronavirus, que venía generando cifras terroríficas de muertos, y que hacía difícil un cambio de mando en el gobierno.
Los congresistas firmantes de la moción de vacancia, y otros que se negaron a suscribirla para evitar que la democracia colapse, admitieron cuando expusieron en el pleno, con mucha claridad, expresiva, que lo hacían por el país, pero de ninguna manera exceptuaban de responsabilidad al presidente de la república, que debería ser denunciado, al concluirse su mandato en julio del 2021.
Recordemos, que ante la presión de la opinión pública y de los poderes del Estado, el presidente de la república Martín Vizcarra Cornejo se presentó al congreso de la república acompañado de su abogado, sin embargo, fue muy breve su presencia en el Legislativo, donde solo se disculpó por los hechos, pero no admitió responsabilidad alguna, indicó que continuará en su cargo hasta el final.
Ha pasado algún tiempo, y han venido apareciendo nuevos audios y nuevas complicaciones para el mandatario, ante declaraciones de testigos protegidos por el ministerio público, que detuvo a los implicados del entorno del presidente de la república y a otros exfuncionarios del gobierno, que incluye a una ministra y exsecretarias del Ministerio de Agricultura, que se hallan comprometidas.
Como se sabe, el Ministerio Público realizó allanamiento a diez viviendas y detuvo a los citados, incluido a Richard «Swing» Cisneros, quienes permanecieron una semana en la prefectura, a espera de la audiencia pública, donde luego de recoger sus declaraciones el juzgado los dejó libres, sin embargo, se afirma que a cuatro de ellos, el fiscal que ve el caso, solicitará prisión preventiva.
En ese contexto, el presidente de la república, señaló que fue un exceso del fiscal, solicitar la detención de sus exfuncionarios y colaboradores, afirmando desproporcionalidad en la medida, y negando que exista obstrucción a la justicia, porque cuatro veces les abrió las puertas de Palacio para que realicen su investigación, empero la obstrucción se hallaría en la presión a su ex entorno. Por otro lado, no es solo este hecho, lo que hoy preocupa al presidente, Martín Vizcarra Cornejo, pues en las últimas horas existe una seria denuncia contra el mandatario cuando ejercía el cargo de presidente regional de Moquegua, se afirma que la empresa Obrainsa entregó 1 millón de soles en dos armadas, para ser favorecida en una obra; el dinero salió a nombre de un conserje.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí