Los demonios si existen

0
1050

La presencia de la pandemia del coronavirus nos permite avistar los demonios que existen en cada paso que nos permite el curso de la sociedad, pues existen todo tipo de seres humanos, donde no están ausentes los demonios que se ponen al descubierto en cada acción que estos acometen en contra de sus semejantes, el toque de queda no ha evitado violaciones ni cruentas atrocidades.
Dios, el Ser Supremo, que rige nuestras vidas, el omnipotente Jehová, tenía razón cuando señalaba que el ser humano podría ser perverso o noble, que era lo mismo que decir bueno o malo, y para demostrarlo les dio a elegir entre la felicidad y la desventura, a través del albedrío, a santos y demonios, de ello está compuesta la raza humana: el hombre es capaz de las más fieras acciones.
No es que tenemos que ver a los demonios de color rojo y cuernos como toros, que embisten ante la presencia de extraños, de los cuales se han tejido tantas historias, principalmente para asustar a los niños, el diablo, siempre ha personificado a la maldad, no necesariamente actúan como personajes de cuentos, sino están instalados en la sociedad actuando con real egoísmo y tiranía.
Los demonios atacan el alma humana y penetran la conciencia, son aquellos que detestan el éxito de los demás, se arrastran como culebras para indisponer a las personas de bien, si en arzón de su prestigio alguien logra escalar posiciones, habrá otro que permitirá regateos para cobrar menos, y si se trata de escoger montos, se tirará al suelo, la tentación de la serpiente sigue vigente en ellos.
Un diablo puede estar instalado en el alma de un alcalde, un director o un jefe de una institución pública o privada, está en las personas que se encuentren a su lado, reconocerlos, y en ese caso saber que la semilla de su maldad brotará como los botones de una rosa, en cuanto crezca su ambición, el lobo vestido de cordero aparecerá con sus fauces para destruir a sus colaboradores.
El mundo concebido desde el cristianismo, permite abolir la simiente de maldad de los seres humanos, empero, la pandemia que nos asiste, es prueba que queda mucho que trabajar, ni el coronavirus ha permitido que los delincuentes hagan de las suyas, han seguido robando, violando, y participando en mafias, aun vestidos de falsos médicos acopiando pruebas rápidas y engañando.
Muchas familias en tiempo del coronavirus, se vieron afectadas por los hampones en los momentos más sensibles de la pandemia, tras asaltos de camiones con ayuda, los demonios no dejan de participar en las mentes de perversos delincuentes, que fueron capaces de atentar contra camiones distribuidores de oxigeno o encarecer los productos de los enfermos del coronavirus.
Las mentes de los boticarios y farmacéuticos no han estado exentas de demonios, procurando enriquecerse cobrando sumas exorbitantes, castigando duramente la economía e las personas, aprovechándose de la desgracia humana, encareciendo mascarillas, a precios fuera de la realidad, el diablo se instala en personas que trafican con el dolor humano, queriendo hacerse de fortuna.

¿Qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí